Proverbio saharaui:

" Háblale a quien comprenda tus palabras "" Kalam men yafham leklam "(Proverbio saharaui)

lunes, 13 de abril de 2015

Aquel 12 de abril…

 
Francisco Sánchez Montoya en Historia de Ceuta y Protectorado español 12/4/15
Con el resultado de las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, se daba paso a un cambio de régimen que duraría hasta el golpe militar del 36. Aquel claro triunfo de las candidaturas republicanas en Ceuta y en el resto del país, iban a suponer el desmoronamiento pacífico del régimen monárquico. La abdicación de Alfonso XIII  era el último acto —tras siete años de lapsus constitucional a cargo del general Primo de Rivera — en la crisis profunda de un sistema político, el de la Restauración , que fue definido acertadamente por el estudioso Joaquín Costa  como «oligarquía y caciquismo», y era reflejo del subdesarrollo característico de la sociedad española de aquellos años. El país, con el triunfo de la alternativa republicana, intentaba el tránsito hacia la modernización política, que en muchos aspectos se consiguió.
Unos meses antes de aquel 12 de abril, los republicanos y socialistas ceutíes, resuelven ir juntos a las elecciones municipales, para ello celebraron varias reuniones, por parte republicana el médico, Sánchez Prado y por el PSOE su presidente Conrado Lájara.
Tras varias reuniones se unifican bajo las siglas Conjunción Republicano-Socialista, las 24 candidaturas se las distribuyen a partes iguales. La ley electoral solo ofrece la posibilidad del voto masculino, para el femenino se debe esperar a las futuras cortes republicanas, el voto es obligatorio la junta electoral divide la ciudad en ocho distritos[1]. Aunque por Real Decreto de 10 de abril de 1930, se restableció el régimen municipal, la Junta Municipal siguió actuando.
La jornada electoral fue de total tranquilidad, los ceutíes  se decantaron por la Conjunción Republicana-Socialista  obteniendo 6.325 votos, el 80%, con 22 concejales repartidos en 12 escaños para los republicanos y 10 los socialistas. Únicamente en tres distritos se inclinaron por el promonárquico y conservador partido Defensa de Ceuta, obteniendo 7 concejales y 1122 votos,  los reformistas 4, y 2 Independientes, que hacen el total de 35 concejales. Cuando se tiene la certeza del triunfo republicano, el Rey abandonó el país por Cartagena.
Los servicios de comunicaciones y transmisiones del Estado se habían decantado por el nuevo régimen, transmitiendo desde las tres de la tarde del 14 de abril a toda España, el cambio de régimen. La realidad todavía no era así, pese a la muchedumbre que ocupaban las calles. La central de telégrafos de Ceuta, recibió desde Madrid la comunicación de la proclamación del nuevo Estado y en las puertas de este edificio, se agolpan un buen número de ceutíes,  desde las cinco de la tarde del 14 de abril ondea, por primera vez en la ciudad la bandera tricolor.  
El 15 de abril de 1931, los nuevos concejales toman posesión de sus cargos, proclamándose la Segunda República desde el balcón principal del Ayuntamiento. En el salón de plenos se encuentra la corporación saliente, con su presidente José Rosende al frente, entregando el bastón de alcalde al miembro de Unión Republicana Manuel Olivencia, quien lo recibe de forma provisional, su titular sería el más votado doctor Sánchez Prado.
Los cambios prometidos se producen con prontitud, se nombra un delegado del Gobierno civil,  Rafael Vegazo, obteniendo a posibilidad de elegir un diputado y depender directamente del Gobierno Central, con una total desvinculación de la Alta Comisaria. Tras tomar posesión la nueva corporación, dicta varios decretos con el fin de rebajar el paro. Y así fue como el 10 de mayo celebraron en el salón de plenos una reunión, sindicatos, empresarios y partidos para estudiar las medidas más urgente.
Para el cargo de Alto Comisario se barajan varios nombres, uno de los que más sonó fue el del general Francisco Franco, el diario ABC lo da por hecho, incluso reproduce un retrato suyo. Pero no fue así, y es el propio general,  quien envía una carta al diario negando esa posibilidad. Al final fue nombrado otro general, Sanjurjo, no fue del agrado de los republicanos y socialistas. Tras las muchas críticas, y a escasos treinta días fue cesado y se nombró al africanista y conservador Luciano López Ferrer.
Paradójicamente, ejerció su cargo durante el llamado bienio reformista. Llevó a cabo numerosas destituciones —especialmente de masones— Pese a las numerosas protestas por carta y personalmente en las visitas del ministro de Instrucción Pública, Fernando de los Ríos, —destacado masón—, en diciembre de 1931.
AYUNTAMIENTO REFORMISTA (1931-1933)
Varias prioridades se fijó el Gobierno Provisional de la República: la convocatoria de elecciones al Parlamento y la redacción de la Constitución que diera forma definitiva al Estado republicano con la elaboración de una legislación que amparase la introducción de reformas democratizadoras. El 4 de junio el alcalde republicano Sánchez Prado, presenta su dimisión por motivos personales. Le sucede el abogado y segundo teniente de Alcalde Manuel Olivencia. El Gobierno fijó para el 28 de junio, las elecciones para el Congreso de los diputados, algunos partidos que no estaban afincados en Ceuta comienzan a desembarcar, el primero en celebrar una asamblea constituyente fue el Partido Republicano Radical-Socialista. También se apresuró el partido Social Revolucionario, que designó presidente al director del semanario Renacimiento Enrique Porres. El partido Radical de Lerroux se implanta en Ceuta, presidido por Andrés Trova. El PSOE con larga trayectoria en la ciudad, y apoyado por la UGT, celebra una asamblea en la Casa del Pueblo y anuncia que presentará a las elecciones al abogado, Conrado Lájara. El 28 de junio las elecciones se celebraron con total normalidad, obteniendo el escaño el militante del partido Republicano Radical-Socialista doctor Sánchez Prado. Con un censo de 9.358 personas votaron 5.445 (58,19%) y se abstuvieron 3.913 (41,80%). En esta ocasión los partidos de izquierda no realizaron ninguna coalición, y en conjunto obtienen 3.866 votos (41,30%) por 1.544 (16,50%) el partido conservador de Lerroux. El PSOE sufrió un duro golpe, cesaron al presidente Conrado Lájara y en su lugar al funcionario de telégrafos Rafael Jiménez Cazorla.
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA EN CEUTA  
El Presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, visita Ceuta el 31 de octubre de 1933.  A los cinco días se convocaron elecciones para noviembre. Los partidos comienzan a poner su maquinaria política en marcha. La campaña electoral presenta la novedad por primera vez del voto femenino. El diputado Sánchez Prado no volverá a presentarse y regresa a ocupar su escaño de concejal. Su partido designa al abogado y miembro de la masonería tetuaní, José Alberola. Por otra parte, el PSOE busca alguno de contrastada personalidad política, optando por el catedrático de derecho de la Universidad de Sevilla, Manuel Martínez Pedroso.
El Partido Radical presentó al abogado, ex diputado por Huesca y amigo personal de Juan March, Tomás Peiré Cabaleiro. La derecha local, tutelada por el Partido Acción Popular (CEDA), presenta a Trinidad Matres, y como candidato independiente, el profesor del Instituto Hispano-Marroquí José Figueroa.
El 19 de noviembre se celebraron las elecciones. Debido a la abstención promulgada por la CNT, se produjo una reducción en el número de votantes con relación a otras convocatorias. La población de Ceuta, según el estudio realizado en 1932 por el Instituto Geográfico Catastral, es de 50.614 habitantes. De este censo, 16.305 tienen derecho al voto, de los cuales sólo 6.447, esto es, el 39,54%, lo ejercieron, alcanzando  la abstención el 60,46%. El mayor número de votos lo consiguió el candidato socialista  Pedroso, con 2.458 votos, seguido del radical Peiré, con 2.258.
La derecha de Matres, obtiene unos resultados más que discretos, con 1.312 votos; Alberola, 265, y el independiente Figueroa, 121. Pero al no obtener ningún candidato un mínimo del 40 % de los votos se tuvo que celebrar una segunda vuelta señalada para el 3 de diciembre. En esta segunda vuelta, se eleva el número de votantes a 6.849. Tal y como habían promulgado los dos partidos, los electores bipolarizan esta vuelta. El gran triunfador fue el Partido Radical, ya que consigue la suma de los que en la primera vuelta votaron a los republicanos conservadores y a la coalición de derecha.
El 1 de abril de 1934 se funda en Ceuta Izquierda Republicana, los primeros pasos para la creación de este partido en la ciudad, fue realizado por el catedrático del Instituto Hispano-Marroquí, Luis Abad Carretero'', tras su constitución y la elección del primer comité deciden crear un medio de comunicación, el 12 de junio sale a la calle el diario Hoy.
Durante el verano de 1934, en la corporación municipal se vivieron unos momentos muy tensos, ya que el 19 de julio de  1934, el Gobierno, decretó una serie de normas de subordinación alrededor del Alto Comisario. Éstas no sentaron nada bien en la ciudad, y más cuando este asunto ya quedó claro en el decreto de mayo de 1931 y posteriormente en el artículo 8º de la Constitución, donde la ciudad sólo dependería del poder central.
Con este decreto se impusieron criterios más próximos a la dictadura de Primo de Rivera, que al régimen republicano, Salvador Pulido y José Lendínez reiteran que la única salida es la dimisión, terminando sus palabras censurando al diputado por no defender los derechos de la ciudad.  El tiempo les da la razón, ya que se decretó unos días después que el Alto Comisario tendría las atribuciones que las leyes otorgan a los gobernadores civiles. A los pocos días el Gobierno anuló lo relativo a Ceuta.
El 9 de diciembre de 1935 Gil-Robles, líder de la CEDA, provocó la dimisión del jefe del Gobierno. Con el Partido Radical al borde de la desintegración cree que será llamado para formar nuevo Gobierno, pero el presidente, Alcalá-Zamora, no se fiaba de su lealtad a la República y dado el grado de inestabilidad gubernamental en el cual se encuentra el país cree que es necesaria la convocatoria de nuevas elecciones.
Se convocaron para el 16 de febrero de 1936. La izquierda, tras el anuncio, se coaliga en el llamado Frente Popular. En Ceuta formaban dicha coalición Izquierda Republicana representado por el concejal Salvador Pulido, Unión Republicana con el también concejal y masón Moisés Benhamú, al frente de los socialistas el presidente de la Casa del Pueblo, Sebastián Ordóñez; por el PCE, con José Blond, y por el partido Sindicalista, Luis Castillejo.
FRENTE POPULAR EN 1936
La victoria holgada del Frente Popular en Ceuta fue consecuencia de una inversión de los términos de la lucha si se la compara con las elecciones de noviembre de 1933, tras obtener 7.998 votos, el 70,93 %, y su oponente 3.243, un 28,76% de los emitidos. Estudiando las cifras de los 19.562 electores con derecho al voto se abstuvieron 8.286. La ciudad estaba dividida en ocho secciones, los frentepopulistas lograron la victoria en todas menos en dos, y su mejor resultado en la sección de la Almadraba, con 5,86 votos por cada voto del Bloque conservador. El triunfo se debe en parte a la movilización de los anarquistas, que abandonaron su tradicional absentismo electoral. Uno de los principios en el cual se basó la campaña del Frente Popular fue la excarcelación de los presos políticos. El 21 de febrero de 1936, salieron en libertad sindicalistas y políticos que se encontraban en la  fortaleza del Hacho. Los cambios que se están produciendo también afectan al Ayuntamiento, donde los concejales que fueron depuestos por el anterior delegado del Gobierno, en octubre 1934, son rehabilitados, David Valverde, Salvador Pulido, Lendínez Contreras, Valentín Reyes, Domingo Vega, Becerra Bravo, Pascual Abad, Sertorio Martínez y José Torres. El alcalde, Victori Goñalóns, del Partido Radical, ante los cambios que se están produciendo presenta su dimisión. A continuación se lee un oficio enviado por el doctor Sánchez Prado solicitando se le autorice su vuelta como concejal. Se realiza una votación entre los concejales asistentes y acuerdan reponerlo de su cargo. Pasado unos minutos entra en el salón de plenos, ocupando su escaño. Nuevamente tomó la palabra el portavoz del PSOE David Valverde, explicando que todos los concejales presentes -sólo asisten los que formaron el Frente- desean que tome nuevamente posesión como alcalde el repuesto concejal, lo que así se realizó.
Publicar un comentario en la entrada