Proverbio saharaui:

" Háblale a quien comprenda tus palabras "" Kalam men yafham leklam "(Proverbio saharaui)

domingo, 2 de junio de 2013

Fructuoso Miaja, ex senador y ex alcalde de Ceuta


Francisco Sanchez Montoya  El País - 24 de noviembre de 2009
Fructuoso Miaja Sánchez, el que fue senador por el PSOE por Ceuta y su primer alcalde democrático, falleció allí el 22 de octubre, a los 92 años. Sobrino del general republicano José Miaja Menant, fue de siempre un hombre de izquierdas, por lo que su situación en Ceuta, donde nació en 1917, se complicó con el golpe de Estado de Franco. Afiliado con 19 años a la anarquista CNT, ilusionado y con ganas de luchar por un país en libertad, vio cómo Ceuta se convertía entonces en una ciudad llena de miedos y recelos. Las listas con nombres de políticos y sindicalistas debían de estar realizados desde antes del Movimiento, ya que en pocas horas se comenzó a encarcelar a los principales personajes de la vida republicana ceutí.

Sabía que el tiempo no corría a su favor y que muchos de sus compañeros ya habían sido detenidos y, algunos, fusilados. Estuvo desde el inicio de la sublevación cambiando constantemente de lugar para no ser descubierto por las patrullas de falangistas que recorrían la ciudad. Tras varios intentos, se fijó el atardecer del 19 de diciembre de 1936 para salir por la bahía norte. Miaja pudo convencer a los dueños de una marrajera, tripulada por cinco marineros. Eran 22 los republicanos que querían huir y se había guardado muy bien de no comunicar a ninguno la hora y el día hasta poco antes de la salida, para evitar que alguien los delatara presionado por la policía.

A las seis de la tarde, la hora señalada, todos fueron llegando y aguardando la llegada del barco en el túnel de acceso a la playa.La primera intención era marchar hacia la costa de Málaga. Pero el fuerte viento de Levante aconsejó que era más seguro ir hacia Tánger. A las pocas horas llegaron sin novedad, pese a tener durante la travesía a pocos metros un destructor sublevado, quien confundió el barco con un pesquero en plena faena. Cuando llegaron a la internacional Tánger, Fructuoso Miaja se dirigió a la legación española, donde recibían a los exiliados para proporcionarles ropa limpia, comida y documentación. A mediados de enero de 1937 partió en el buque correo que hacía la línea Tánger-Marsella y desde esta ciudad se trasladó a Barcelona, donde estuvo varios días, marchando con posterioridad hacia Madrid para contactar con su tío, el general Miaja. Estuvo luchando por la República en varios frentes como Aranjuez, Cuesta de la Reina, Séptima Brigada Mixta, Jarama y la zona del Tajo.

Cuando la Guerra Civil daba sus últimos coletazos, se encontraba en el frente, y el final de la contienda le sorprendió en Alicante. Como otros muchos, en el puerto esperaba la llegada de un barco para salir hacia el exilio, pero fue apresado y conducido al campo de concentración de Albatera. Allí estuvo durante casi un año y después pasó al sanatorio de Portacoeli, en Valencia, y al reformatorio de adultos de Alicante, donde le fue concedida la prisión atenuada. Tenía 22 años.

Condenado a prisión
Volvió a Ceuta, donde su ya anciana madre le esperaba tras casi seis años de ausencia. En la ciudad norteafricana fue juzgado y condenado a 12 años de prisión. Tras estar encarcelado 13 meses en la fortaleza del monte Hacho, fue trasladado en 1944 al penal del Puerto de Santa María.

En 1950 quedó en libertad y contrajo matrimonio con Sara Miaja, con quien tuvo dos hijos, Segundo y Rosalinda. Continuó su lucha clandestina con múltiples reuniones con militantes socialistas, hasta que, en enero de 1977, se celebró la primera reunión del PSOE ceutí y fue nombrado presidente de la agrupación. El 21 de abril de ese año se celebró una asamblea en Ceuta, donde intervino, entre otros, Alfonso Guerra. En 1987 fue nombrado alcalde, y con anterioridad, en las elecciones del 28 de octubre de 1982, senador.

Francisco Sánchez Montoya es miembro numerario del Instituto de Estudios Ceutíes y autor del libro Ceuta y el Norte de África, República, Guerra y Represión.
Publicar un comentario